Archivos diarios: 1 noviembre, 2014

El estilo fotográfico, por Walter Belfiore

Un aspecto importantísimo en la búsqueda de la creatividad fotográfica es descubrir nuestro propio estilo a partir de la composición, la iluminación, el color, el encuadre, etc. Estos elementos permiten controlar la imagen final necesitando práctica e investigación para dominarlos plenamente. De todas formas, decidir que fotografiar y como hacerlo va más allá de la técnica y entra en el campo exclusivo de la creatividad personal.  La percepción de las imágenes es pura subjetividad  y hasta un simple detalle puede convertirse en un buen motivo si logramos plasmar en la fotografía el sentimiento que despierta en nosotros.

Una forma de ampliar esta percepción es el estudio general de las artes visuales como la pintura, el dibujo y la escultura, siendo muy recomendable además ver fotografía de artistas consagrados para decantarnos por algún estilo en particular. No me refiero a la imitación pura la cual es contraproducente, sinó a explicitar nuestras preferencias estéticas logrando así dejarnos llevar por el sentimiento a la hora de oprimir el obturador.  El peligro de una excesiva influencia puede llevarnos a intentar copiar la obra de otros fotógrafos lo cuál impedirá que desarrollemos un estilo propio. Yo creo que la mejor fuente de inspiración es el trabajo, cuyos aciertos y errores nos permitirán mejorar nuestro estilo o visión del entorno fotográfico. Personalmente creo que todo es “fotografiable” si ponemos el corazón y la cabeza en ello y sobre todo si no tenemos miedo a experimentar, la tecnología digital es muy adecuada para este tipo de experimentación debido a la posibilidad de ver al instante y a bajo costo, la toma realizada.

Un poco de historia
La fotografía artística nace aproximadamente en 1860 en el Reino Unido. Los fotógrafos ansiaban un reconocimiento igual al de los pintores lo cuál generaba acalorada disputa entre ambos ya que los segundos consideraban a la fotografía como un mero entretenimiento o a lo sumo una nueva ciencia. Más o menos por esa misma época nace el pictorialismo que se extiende casi hasta fines de la primera Guerra Mundial. Este movimiento surge como reacción a la fotografía de aficionados, considerada vulgar y se renuncia definitivamente a la imitación de la pintura que se venía haciendo hasta el momento.
Tan convencidos estaban los representantes de este movimiento que la fotografía podía ser un arte totalmente distinto a la pintura, que en una época donde los fabricantes de opticas se esforzaban por mejorar la resolución de los objetivos, los fotógrafos buscaban todo lo contrario, es decir, obtener imágenes con poca nitidez llegando incluso a utilizar la técnica de golpear el trípode varias veces durante la exposición para obtener fotografías poco definidas. Recordemos que en esta época la sensibilidad de los soportes fotográficos no solían superar 1 grado ASA de sensibilidad, por lo cual cualquier exposición requería tiempos de dos o tres minutos como mínimo para generar una imagen. También se pusieron de moda las cámaras estenopeicas, que en lugar de objetivo tenían un simple agujerito. Hoy a esta técnica se la podría emparentar con la Lomografía, aunque esto es discutible y en todo caso material para otro artículo.

En la actualidad, podríamos decir que existen tantos estilos como fotógrafos, pero para no exagerar se suelen agrupar en:  Naturalismo, cuyo postulado principal indica que la escena debe tener nitidez sólo en una parte desenfocando totalmente el resto. Nuevo Realismo, estilo surgido en 1920 y que intentaba confrontar con el pictorialismo, ya que se resaltaban los detallles lo más posible en temas que mayormente tenían que ver con la naturaleza. Documentalismo, técnica ligada al periodismo gráfico donde no importa tanto el encuadre como “captar el momento”. Surrealismo,  son imágenes sugerentes y metafóricas que describen una realidad no necesariamente ligada al motivo fotografiado. Generalmente se trabaja con fotomontajes. Dinamismo, cuyas imágenes se caracterizan por destacar el movimiento mediante tiempos largos de obturación. Simbolismo, romanticismo, etc, etc.
Como ven la lista es larga y lo único importante es no encasillar nuestro trabajo, de eso se encargarán los teóricos de turno. Nosotros sólo debemos preocuparnos por lo más importante, mucho más allá de estilos y tendencias, y esto es simplemente hacer las fotos que nos guste de la forma que se nos ocurra sin imponernos límites creativos de ningún tipo.

Anuncios

Video con algunas de las fotos de “Piel y Piedra”

Piel y Piedra es un proyecto en el que vengo trabajando hace un tiempo y cuya temática es el cuerpo desnudo en paisajes de montaña. Este video muestra parte del material obtenido en La Rioja y Catamarca.