Archivos Mensuales: septiembre 2016

Desert… bakstage del nacimiento de una imagen

Contra lo que pueda creerse, realizar una buena foto no está siempre librado al azar. Si bien comparto lo del “instante decisivo” de Bresson, me gusta salir al campo con alguna idea en la cabeza y una vez plasmada poder realizar fotos libremente tratando de captar ese famoso instante, ya con la seguridad de haber logrado la foto imaginada. Lo que viene después son regalos que no tienen mucho que ver con las musas y si con saber mirar viendo, que no es lo mismo que solo mirar.

Un cambio de luz, un viento repentino, bruma y demás, lejos de asustar, juegan a nuestro favor cuando estamos trabajando en exteriores y los resultados suelen ser mucho mejores que los obtenidos en la seguridad del estudio, sin despreciar para nada el trabajo realizado en este último ya que pueden lograrse también cosas muy interesantes.

Pero en lo personal me gusta mucho mas trabajar en exteriores y bajo cualquier circunstancia lumínica –pero natural- ya que eso me exige mucho más como fotógrafo y por supuesto exige mucho mas a la modelo ya que no es lo mismo la calidez de un estudio a trabajar en la montaña a 3000 metros de altura y con viento o en un desierto con 40 grados a la sombra. Se deben extremar cuidados para no dañar la piel porque no es difícil entusiasmarse y exponerse al sol mas de lo recomendado… Claro que esto pasa con modelos apasionadas por lo que hacen, modelos con las que tuve la suerte de trabajar, mujeres especiales créanme.

En este tipo de fotografías donde el cuerpo y el paisaje tienen el mismo protagonismo por lo general se prescinde de extras como maquillaje, peinado y demás, cuestiones mas acordes a la fotografía de moda que al desnudo artístico. Una leve delineación de ojos y protección solar suele ser mas que suficiente.

La foto de este artículo estaba en mi mente desde hacía bastante tiempo pero necesitaba del suelo seco y las montañas nevadas del fondo. Un contrapunto magnífico. También necesitaba de la modelo indicada que no tuviera reparo en trabajar en ese clima no tan agradable. El resultado está a la vista!

Recuerden que suelo realizar talleres de Desnudo Artístico en exteriores para fotoclubes y organizaciones fotográficas. Pueden contactarme escribiéndome a belfioreph@gmail.com o por mensaje privado desde mi face:

https://www.facebook.com/belfioreph

 

 

Anuncios

¿Qué cámara me conviene… que tipo de fotos me interesa hacer?

Ante tanta oferta de cámaras y nuevos lanzamientos de modelos que dejan “obsoleta” a la cámara comprada apenas seis meses antes quisiera aclarar un poquito las cosas para aquel que desea avanzar en esto de la fotografía y adentrarse en el mundo de las cámaras réflex. Realmente siempre prefiero hablar de fotografía y no de cámaras pero me parece que está reinando una gran confusión que con un poco de suerte contribuiré a despejar… o todo lo contrario, veremos.

En primero lugar debo decir que aunque todas las cámaras réflex sean mas grandes que los equipos compactos denominados point-and-shot y por ende parezcan mas “profesionales”, no por ello deben serlo.
Réflex significa que la cámara tiene un pentaprisma y un espejo que nos permite ver por el ocular exactamente –o casi- lo mismo que el objetivo que tenga montado. Una réflex profesional es una cámara de alta gama que tiene un sellado casi hermético, es bastante resistente al agua, al maltrato, tiene muchísimos mas ciclos asegurados de disparos y generalmente el cuerpo es de aleación de magnesio.

Habrán notado que muchas réflex que se venden como profesionales son totalmente de plástico, por poner un ejemplo: la Nikon D3300 ó la Canon EOS Rebel T6i. Ninguna de las dos es una mala cámara pero el hecho de ser réflex no significa que sean cámaras profesionales y tampoco significa que no podamos hacer grandes fotos con esos equipos ni que seamos menos profesionales por usarlos.

La manera mas sencilla de ver si una cámara réflex es profesional o no sin enredarnos demasiado es saber que todas las réflex profesionales vienen sin flash porque el fabricante da por entendido que el uso que se les dará será en estudio y con iluminación bastante más sofisticada que el pequeño flash que se levanta sobre el pentaprisma. No van a ver réflex profesionales con esos pequeñísimos flashes que se levantan y que no suelen servir mas que para darle algún brillito a los ojos si hacemos un retrato en exteriores y a contraluz… Si es profesional, no trae flash incorporado -al menos al momento de escribir esta nota no existen.

Otro tema importante a tener en cuenta es que no se es mejor ni peor fotógrafo porque se tenga la cámara mas cara. La cámara es una herramienta y como tal nos dará resultados satisfactorios si está en las manos adecuadas. Nadie es “profesional” simplemente por tener la cámara de la gama mas alta de la escudería, solo será el feliz poseedor de la réflex mas cara, de ahí a obtener excelentes fotos hay un trayecto tan largo como el de pretender ser Eric Clapton solo por poseer una Fender Stratocaster.

Aclarado el punto de las cámaras profesionales y de los profesionales detrás de las cámaras vamos a la parte realmente práctica de esta nota y es dilucidar la eterna pregunta: ¿Qué cámara comprar? Y vamos a dilucidarlo mediante otra sencilla pregunta ¿Qué foto nos interesa hacer?…

Dando por sentado que si Ud. está leyendo esta nota es porque realmente le interesa ir un paso más allá y decidió comprar su primer réflex o adquirir una de gama alta le voy a dar una información que le hará ahorrar muchísimo dinero y peso en su mochila. No se llene de objetivos u otros accesorios que rara vez va a usar, al momento de hacer una foto es un incordio andar cambiando lentes, poniendo filtros y demás, eso es de principiantes y espero no lo tomen a mal los que tienen un montón de equipo. No los juzgo, yo también era coleccionista, ahora solo me interesa sacar fotos.

Es importante también destacar que existen dos grupos de cámaras réflex las de sensor recortado o APS-C y las de sensor completo o Full Frame. Estas últimas tienen el sensor del tamaño del viejo y querido negativo de 35 mm y en las primeras el sensor es bastante mas chico por lo que la distancia focal del objetivo en realidad debe multiplicarse por 1.5 ó 1.6 siendo un 50 mm un 70 mm o un 80 mm real dependiendo de este factor de multiplicación.

En las Full Frame o cuadro completo un 50 mm sigue siendo un 50 mm y esto es realmente importante a la hora de decidir que tipo de fotografía vamos a realizar… Por qué?… porque nos permitirá ahorrar mucho dinero en objetivos si lo nuestro, por ejemplo es la fotografía de deporte o naturaleza. Si compramos un tele de 300 mm para un sensor APS-C en realidad obtendremos una focal de 470 o 480 mm por el factor de recorte comentado anteriormente. Casi un 500 mm por el precio de un 300mm no es poca cosa, y ni que decir que los objetivos para las cámaras réflex de sensor APS-C son bastante mas económicos que los objetivos para las Full Frame, pero por supuesto existen distintas calidades también.

Un 300 mm en una FF sigue siendo un 300 mm y si nos queda corto para naturaleza o deporte –seguro nos quedará corto- deberemos optar por un tele mas largo, o sea, invertir mucho mas dinero.

Es importante destacar aquí que si bien todas las Full Frame pueden ser consideradas cámaras profesionales, muchos fabricantes están lanzando los modelos de entrada a esa gama con algunos detalles que son superados por cámaras de formato APS-C de gama alta. Por ejemplo una Canon 6D tiene menos prestaciones que una 7D Mark II, siendo esta última muy recomendable para deportes y naturaleza –cuestan casi lo mismo además. Se que esta aseveración puede generar controversia y que muchos saldrán a decirme que el rango dinámico de un sensor completo no se compara ni por asomo con el que se obtiene con los sensores mas pequeños pero déjenme explicarles que en la actualidad el rango dinámico en gran parte es tanto consecuencia de los procesadores que se usan como del tamaño del sensor. Lo mismo que la posibilidad de utilizar ISOs elevadas.

Hace solo tres años atrás trabajar en ISO 800 se consideraba estar al límite de lo aceptable en cuanto a ruido (grano) final. Hoy con los modernos procesadores de la mayoría de las réflex actuales, de cualquier gama, es posible trabajar con ISOs de 3200 sin mayores problemas. Obviamente si el sensor es mas grande también será mayor la posibilidad de elevar el ISO pero para situaciones “razonables” de falta de luz, casi cualquier equipo actual sale airoso.

La Nikon D7100 por ejemplo es una excelente cámara de formato APS-C, cuyo ocular cubre un 100% de la escena y que responde perfectamente bien a las sensibilidades altas. Tiene un rango dinámico muy aceptable y su montura F permite ponerle incluso lentes fabricados hace muchos años atrás pero de muy buena calidad y bajo costo. La Canon 7D Mark II es el tope de la gama media de ese fabricante y además de lo anteriormente expuesto con la Nikon, tiene una ergonomía y construcción excelente y la posibilidad de disparar en ráfaga hasta 10 fotogramas por segundo –yo sinceramente no uso nunca el disparo en ráfaga pero muchos pueden apreciar esto.

La Canon 6D es la cámara que yo elegiría para entrar con el pie derecho al mundo de las réflex de cuadro completo. Tiene un precio razonable, muy buena construcción y gran parte de la tecnología interna utilizada en sus hermanas mayores y el 24-70 es un objetivo de muy buena calidad aunque sin duda corto para aquel que se dedique a la fotografía callejera, deportes o naturaleza… aunque ya lo dijo Robert Capa “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente”.

Nótese que en este artículo no hablé de las tan de moda Mirrorless o cámaras sin espejo y si no lo hice es porque a mi personalmente no me gustan pero no por eso digo que sean malas y seguramente en algún artículo futuro hablaré de ellas. También nombré solo dos grandes marcas porque considero que cualquiera de las dos son lo suficientemente buenas, tienen antigüedad en el mercado y en definitiva son las que inventan todo lo que después utilizan otros fabricantes… Si, ya se que a Sony hay que darle su mérito en lo que respecta a desarrollo pero no tiene la cantidad de ópticas suficientes en el mercado como para que podamos elegir cual nos conviene mas y hasta hace no tanto esas cámaras usaban su tarjeta de memoria propia, ni siquiera aceptaban una sencilla Compact Flash o SD… No me gusta que me obliguen a usar lo que se les antoja si en mi haber tengo tarjetas de otro tipo, más estándard… Esto es simplemente una movida de márketing que a muchos ya no nos causa demasiada gracia.

Otro punto a favor de estas marcas (Canon y Nikon  Nikon y Canon) es que podemos conseguir el objetivo que queramos dentro de una vastísima oferta, ya sean nuevos o usados.

Para finalizar debo decirles que en la actualidad viajo bastante liviano. En mi mochila fotográfica llevo una cámara que me gusta desde la ergonomía hasta la calidad final obviamente y un objetivo zoom de buena calidad y luminoso que me permite trabajar cómodo ya que cubre desde un angular moderado a un tele razonable. Yo no hago ni fotografía de deportes ni naturaleza y muchas veces realizo mis fotos en exteriores con viento y arena por lo cual cambiar objetivos no es una opción razonable. Podría llevar dos cuerpos pero aumento el peso y si hay que subir una montaña a 4000 metros, en el espacio que me sobra del cuerpo que ya no llevo, cargo dos botellas de agua y chocolate. No diré que cámara utilizo porque no tengo ningún fabricante como sponsor.

Walter Belfiore
Fotógrafo

Mi blog:
https://belfioreph.wordpress.com

Mi Mail:
belfioreph@gmail.com

Desnudo Artístico: Guía práctica para trabajar con modelos

Muchos fotógrafos están volcándose al desnudo artístico, una disciplina que existe casi desde el momento en que se inventó la fotografía pero que sigue siendo la asignatura pendiente de muchos y cuando la encaran existe un cierto temor o inseguridad.

Yo contaré aquí mi experiencia brevemente confiando en que pueda servirle a quién se inicia.

Empecé en esto del desnudo artístico hace unos diez años pero soy fotógrafo desde que tengo memoria. Ya revelaba mis propias fotos en blanco y negro a los diez años y pasé por todos los estilos empezando por paisajes, arquitectura, macrofotografía, naturaleza y retratos… siempre admiré la obra de Jeanloup Sieff y Helmut Newton entre otros grandes exponentes del género y me pareció interesante incursionar en el tema.

Recuerdo haber puesto un aviso en una página de casting buscando modelo, de preferencia bailarina… no tenía mucha experiencia en el tema como les digo y pensé que el cuerpo estilizado de una bailarina iría bien con las fotos que tenía en mente. Luego me di cuenta que no importa demasiado un cuerpo perfecto sinó la actitud ante la cámara.

Al aviso respondieron por mails varias postulantes, incluso algunas enviaron sus fotos desnudas, cosa que en realidad no solicité y no creo conveniente hacer. Me di cuenta que la mayoría no eran modelos sinó mas bien promotoras o mujeres que querían incursionar como yo en esta disciplina por primera vez. Algunas me ofrecieron hacer intercambio TFCD (algo así como su tiempo por el CD con las fotos) porque como digo necesitaban buenas fotos para iniciarse en el posado artístico. Preferí descartar el intercambio para no sentirme obligado a nada y le pagué a una modelo que además de bailarina era actriz. La sesión prevista en unas dos horas se prolongó casi cinco porque nos pusimos a charlar de arte y ella sabía bastante del tema y amaba lo que hacía…

Esto es fundamental, amar lo que se está haciendo porque si es solo el dinero lo que mueve a la modelo difícilmente se logre algo mas que un par de buenas fotos, y eso solamente si el fotógrafo es muy bueno. Me gusta pensar que el éxito de una buena sesión de desnudo se debe tanto a la modelo como al fotógrafo en partes iguales y no estoy cerrado para nada a las modelos con iniciativa, al contrario.

Otra cosa fundamental en cualquier sesión es tener una idea previa de lo que quiere lograrse. A veces suelo dibujar poses o ideas de como quiero que incida la luz sobre el cuerpo. Lo importante es demostrar seguridad durante toda la sesión y trabajar rápido teniendo los planos predefinidos así ahorramos tiempo y transmitimos seguridad si es la primera vez que trabajamos con la modelo.

Si es la primera vez además es casi obligatorio la presencia de otra mujer, ya sea de asistente o maquilladora. Esto genera confianza y soltura y ambas son fundamentales para quién se desnuda por primera vez ante nuestra cámara.

Está bueno de vez en cuando realizar una Jam libre jugando solo con la luz y poses pero esto nunca sale bien si no se trabajó previamente con la modelo y no existe cierto grado de complicidad que como ya dije solo se logra con la confianza y esta viene de la mano de la calidad del trabajo que realizamos además del buen trato.

Debemos respetar la intimidad de la modelo siempre, es decir… no fotografiarla mientras se desnuda o cambia, no es profesional.
También ser consciente que una sesión puede ser agotadora, dependiendo el tipo de poses que pidamos. Por lo general si es en estudio no pasar de un par de horas de sesión y respetar el descanso de la modelo, transcurrido ese tiempo, primero porque indefectiblemente el cansancio se va a notar en las fotos y segundo porque posar es un trabajo mental que requiere estar atento al fotógrafo y una modelo relajada y descansada se va a sentir mejor y por consiguiente con mas ganas de hacer fotos. Ni hablar si trabajamos en exteriores donde exponer la piel desnuda al sol no debiera sobrepasar los diez o quince minutos. La comodidad de la modelo es fundamental.

Mostrar algunas fotos de la sesión mientras se realizan puede servir para incentivar, no suelo mostrar todas, sólo las que realmente me gustan y cuando lo hago logro que la modelo se sienta mas segura y tranquila con el trabajo que estamos realizando.

Nunca, bajo ninguna circunstancia permitir que novios, maridos o amantes entren al set o locación ya que la modelo por lo general se siente cohibida ante ellos y busca constantemente la aprobación con la mirada ante algún requerimiento nuestro. Me pasó sólo dos veces y de esas sesiones no conservo ninguna foto porque la modelo no logró relajarse… o sea que perdí el tiempo.

Hacer firmar siempre un contrato bien específico sobre la cesión de las imágenes, ya se trate de una sesión paga o de intercambio. En este debe estar especificado que se hará con las fotos y los permisos para su uso… en internet hay varios contratos tipo por lo que no me extenderé en este punto. Solo diré que sin contrato puede pasar que al cabo de un tiempo la modelo se ponga de novio con alguien celoso, o consiga algún trabajo (no como modelo) y tema que googleando su nombre aparezcan sus desnudos y sus jefes los encuentren. Es una buena práctica no usar nunca el nombre real de la modelo cuando se publican fotos en internet, salvo que ella lo pida específicamente porque piensa hacer del modelaje su carrera. Yo personalmente creo que nadie debe renegar de su pasado mucho menos si se trata de un trabajo artístico pero también me pasó haberle realizado fotos a amigas que luego me pidieron que por favor las quite. También es una pérdida de tiempo y una pena por el material que ya no puede mostrarse…
Por eso: siempre tener un contrato de cesión de imagen firmado aunque estemos trabajando con una conocida que no es modelo profesional. Esto no significa que llegado el caso uno sea inflexible pero ayuda a que estos pedidos de quitar fotos no sean tan relevantes.

No trabajar nunca con alguien que llega a la sesión sin ganas, mejor guardar todo y cancelar. Me pasó hace poco que una modelo me pidió por medio de un conocido que yo le hiciera unas fotos y llegó a la sesión con muy mal ánimo y sin dormir pero el colmo fue cuando en un momento y ante un pedido mio me contestó “-ya estoy cansada de las poses para revistas masculinas.” –cosa que yo no hago- … Luego para rematarla y a los pocos minuto le pedí que usara una prenda oscura y ella me contestó “-esa ya la usé en otra foto.” Obviamente dejé de hacerle fotos y a pesar que las pocas que publiqué tuvieron bastante éxito y le consiguieron trabajo como modelo, descubrí que la modelo era mas bien promotora y créanme, son cosas muy distintas.

En síntesis, traten de conocer a la modelo previamente a la sesión de fotos, mediante un café en un lugar público es lo ideal. Ahí se aclaran todas las dudas de ambas partes y se decide ya sobre seguro si se hará la sesión con esa persona o no.

No es tan importante una belleza impactante ya que por experiencia se que esas bellezas por lo general están bien para la pasarela pero no para posar desnudas ante una cámara. Para posar vale muchísimo mas la actitud que la belleza física, lo sé porque lo comprobé muchísimas veces… Hay mujeres bonitas que deslumbran ante la cámara y mujeres hermosas que no logran soltarse en ningún momento …

Posar desnuda no es para cualquiera, se requiere carisma, profesionalismo y un sentido total de la estética para entender lo que el fotógrafo desea plasmar. Cuando damos con una modelo que además de estas condiciones es tan bella por dentro como por fuera es normal que se convierta en nuestra musa y la tengamos presente para la mayoría de nuestros proyectos artísticos.

Una buena opción para los que se inician es asistir a talleres ya que ahí tienen resuelto gran parte de los problemas y pueden ir tomando confianza de la mano de profesionales. En un taller de Desnudo Artístico además de tener resuelto el tema casting, locación, iluminación, poses y demás, el organizador se asegurará de asistirlos para que logren las mejores fotos y les dará libertad creativa… por supuesto hay que saber elegir a que taller asistir.

Un último consejo, esta vez para las modelos: Tengan cuidado! Muchos se compran una cámara réflex y ya se consideran fotógrafos cuando lo único que son es “poseedores de una cámara réflex”.

Si las convocan busquen la obra del fotógrafo en cuestión googleando su nombre. Si no les gusta lo que ven piensen que en definitiva es su imagen la que estará en juego, una mala foto siempre va a quedar así – tanto como una buena. Si no encuentran su obra publicada –algunos no suelen publicar en internet- consulten a otros fotógrafos y modelos que experiencia tuvieron… Y si están empezando de manera profesional en el modelaje artístico es mucho más importante descartar los “malos fotógrafos” ya que necesitan tener uno o varios portfolios de calidad y en este caso puede ser interesante trabajar con el sistema de intercambio pero eligiendo ustedes al fotógrafo en lugar de trabajar con cualquier fotógrafo aunque el trabajo sea remunerado.

NOTA: No utilicé en este artículo desnudos totales porque la normativa de facebook no lo permite. Mis obras sin censura pueden verse en

https://500px.com/walterbelfioreph