Archivos Mensuales: octubre 2016

Paisajes de Argentina I

Viajo bastante buscando locaciones y en esos viajes en los que viajo solo sin modelos aprovecho a despuntar mi otra gran pasión que es la fotografía de paisajes.
Tengo muchísimas fotos realizada a lo largo de los últimos diez años pero para no aburrirlos realicé una selección con lo mas nuevo. Todas las fotos presentadas en este álbum fueron realizadas en el 2015 y 2016.

Las provincias donde se realizaron estas tomas fueron: Buenos Aires, Salta, La Rioja, Catamarca, Mendoza, Bahía Blanca, Río Negro, Córdoba y San Juan.

Se pueden adquirir copias impresas  escribiendo a belfioreph@gmail.com .
La calidad de las mismas es Fine Art en tamaños hasta 50×80 cm.

 

 

 

Anuncios

La fuerza dramática de los paisajes en blanco y negro

Naturalmente al fotografiar paisajes nos dejamos llevar por los colores del mismo y es normal ya que estos ejercen sobre nuestra percepción sicológica un efecto estimulante que tiene que ver con la forma en que nuestro cerebro se deja influenciar por determinados colores. La asociación es bastante sencilla y generalmente los colores cálidos además de generarnos placer son asociados a primeros planos y los tonos fríos a planos distantes. Con el buen uso del color es muy fácil influenciar al espectador en todo tipo de fotografía no solo la que tratamos en este artículo. El efecto de los colores sobre nuestra percepción y emociones es un tema que excede el presente por el que lo trataré en otro momento.

Es fundamentar entender que no cualquier paisaje quedará bien en blanco y negro. Yo por lo general suelo ver al momento de la toma cuál se presta para el monocromo y cuál no para esto es necesario aprender a ver en escala de grises, sabiendo que cada color tiene su equivalencia en esta escala. Lo que en color pueda resultar ser un buen contraste tal vez no lo sea tanto en B&N.

Una buena composición es fundamental para el blanco y negro. Poner las partes oscuras donde corresponde dentro del encuadre es fundamental, como ejemplo pueden observar la foto del castillo derruído o la pared oscura de piedra a la derecha del río de montaña. El cielo, viento o niebla sirven perfectamente para dar fuerza cuando generalmente en color estos elementos no aportan demasiado. El minimalismo o la resta de elementos superfluos también ayuda pero en este caso esto se aplica por igual a las fotos en color. “Menos es mas” en fotografía, no me cansaré de repetirlo.

La luz dura del mediodía puede arruinar una toma en color pero sin duda hará que logremos paisajes de gran dramatismo y alto contraste, en estos casos incluso suelo subexponer un par de diafragmas si el sol está muy alto.  Si lo que se desea es resaltar texturas entonces debe esperarse a que el sol se ponga y la luz sea lateral para así destacar cualquier relieve. Es fundamental saber lo que se quiere transmitir en una foto y planificar la mejor hora para obtenerla.

Bajo ningún concepto debe dispararse con la cámara en modo blanco y negro. La imagen se pasará en el revelado al monocromo pero para lograr blancos y negros puros necesitamos la información original en color que como ya comenté tiene su valor en cada gama de grises.

Por último miren mucha obra de grandes autores -Ansel Adams es uno de mis favoritos en este tema- y observen como sus fotos van del blanco puro al negro pasando por varias escalas de grises o pocas dependiendo del contraste que se quiso lograr, pero el blanco final debe ser blanco y el negro bien negro de lo contrario lo que se obtiene es un pastiche de grises sin fuerza ni contraste.

No estén tan pendientes a los histogramas y zonas quemadas. En paisaje este “quemado” se puede utilizar en forma creativa. Bresson, Brassai y el propio Adams no contaban con el famoso histograma que le quita el sueño a muchos fotógrafos actuales.

Las fotos de este artículo fueron tomadas en San Juan y Mendoza (Argentina) en agosto de 2016

Para contactarse conmigo belfioreph@gmail.com