Archivos Mensuales: febrero 2017

Árboles de luz – como la hice

Cada vez que publico esta foto suelen preguntarme como logré ese efecto surrealista en la iluminación que hace que los árboles parecieran emitir luz… lo que es evidente para muchos no lo es para otros y no está demás una breve explicación.

Quién me conoce sabe lo mucho que me gusta hacer fotos con luz natural y sin retoques posteriores salvo el paso al BN. Y como bien sabemos, la mejor calidad lumínica la obtenemos siempre al amanecer y al atardecer, esta foto la hice con la última luz de un sol de otoño.

A mis espaldas tenía una hilera de árboles que proyectaban su sombras sobre la hojarasca y el ocultamiento del fotógrafo no se debe a ningún truco de Photoshop,  simplemente oculté mi sombra en alguna de las tantas sombras diagonales que ocultan también la luz del sol.

La medición que uso siempre es puntual y en este caso medí las altas luces y sobreexpuse un poco para lograr esa “iridiscencia” en las líneas de luz que convergen hacia los árboles. Logré así mismo quitarle protagonismo al resto de la escena ya que al tratarse de un bosque y al estar el sol muy bajo, naturalmente se volvió oscuro.

Por último y con el visor en los ojos me fui moviendo buscando que las líneas apunten hacia donde yo quisiera, es decir buscando la composición que me agradara y … voilá, ese es el secreto de una foto sencilla y efectista de mis árboles que lejos de emitir luz, la reflejan.

_mg_3002bn_mini

_________________________________________________________
Pueden ver parte de mi obra en mi face público:
https://www.facebook.com/belfioreph

Anuncios

El fotoperiodismo ha muerto, viva el fotoperiodismo!!

Que hace un señor que se dedica al Desnudo Artístico hablando de fotoperiodismo se preguntará el lector?… Pregunta bastante lógica para el que no sabe de mis inicios en esto que es plasmar en una pequeña cuadrícula, la parte mas interesante y sintética de ese gran cuadriculado que se llama vida. Claro que para que ese pequeño cuadradito –la foto- tenga valor para el espectador hay que saber cual tomar de entre todos, como encuadrar y descartar lo superfluo, recuerden mi frase favorita, “menos es mas” si se trata de fotografía.

De captar ese “rectángulo”, ese instante preciso,  sabían bastante los grandes maestros del fotoperiodismo gráfico y en particular los que a mi más me interesan, los fotoperiodistas de guerra. Ellos dieron en muchos casos su propia sangre para darles al mundo una versión real de la vida que no suele ser tan cómoda como la de los que solo nos quejamos por el aumento de la luz, estoy hablando de aquellos que no tienen luz, ni agua, ni comida… la gente que debe escapar de su propia gente porque ahora las guerras no son entre países sino entre hermanos.

El título habla de una verdad irrefutable, la muerte del fotoperiodismo y la razón es bien sencilla: Qué anunciante de la marca de perfumes o anteojos de moda quiere ver en la contrapágina una foto de un bebé siendo pasado entre alambrados  de púa a las tres de la mañana entre la frontera de Serbia y Hungría?!.., gente escapando de su propia gente para evitar ser asesinados… El fotógrafo Warren Richardson que ganó el World Press Photo del 2016 nos cuenta:

“Estuve 4 ó 5 días y noches en la frontera, pero este momento fue muy rápido: los refugiados venían y venían y no me di cuenta de que lo que estaban pasando a través de la valla era un bebé”.
Richardson, que trabaja como freelance, comentó que la foto nunca fue publicada.
En la imagen, la luna ilumina tanto la cara del hombre que toma al bebé en sus manos como el cuerpo del niño. El hombre está a un lado de la frontera medio agachado, con cara de agotamiento. Al otro lado de la frontera, unos brazos sujetan a la criatura y la pasan a través de un agujero hecho en el alambre de espino. Fue realizada con luz natural –la luna- a ISO muy elevado de ahí el grano ya que el uso del flash hubiera significado poner en evidencia a los refugiados ante la policía de frontera de ambos países que los perseguían.

Ya ven, la foto “nunca fue” publicada a pesar de la gente que arriesga su vida para mostrarle al mundo lo que ocurre fuera de la comodidad de sus hogares y nunca fue publicada sencillamente porque las revistas viven de los anunciantes y ya comenté que para ellos la realidad “no es negocio”.
Hoy los medios publican las fotografías de paupérrima calidad obtenida por los celulares de algún testigo del suceso en cuestión y esto es una aberración porque se le priva al lector-espectador de una visión clara y concisa de la situación real mostrada.  Ninguna foto tomada con un celular, por un testigo eventual conlleva la carga visual de la más modesta fotografía de Robert Capa, o de Cartier Bresson.  Del primero es la famosa frase “Si tu foto no es lo suficientemente buena es que no te has acercado lo suficiente”, y tanto que se acercaba Capa a los eventos que fotografiaba que fue el único fotógrafo que desembarcó con los soldados en Normandía en el famoso Día D, en la Segunda Guerra Mundial… Y falleció a la edad de cuarenta años en Thai Binh, Indochina,  por pisar una mina antipersonal… Iba caminando al frente de una tropa con el objetivo de no perder la “instantánea”… perdió su vida y aún así con el cuerpo desgarrado, a metros del hueco dejado por la explosión, sostenía firmemente una Leica en su mano izquierda. Algunos lectores podrán decir que en realidad tenía una Contax, como la que utilizó en el desembarco de Omaha Beach pero como sea… ambas eran cámaras telemétricas de objetivo fijo… pero que importa la cámara en esta nota? … Verán, hace unos días me enteré por una persona muy querida que está a punto de cursar la carrera de fotoperiodismo que en la admisión a la misma, la rectora del instituto de enseñanza hizo este poco feliz comentario: “ ..Tengan en cuenta que para hacer esta carrera deberán invertir mucho en objetivos de distintas focales …”

Es evidente que la buena señora desconoce toda la obra del nombrado Robert Capa, de Henry Cartier Bressson, de Doisneau, de William Klein, de Elliott Erwitt, del propio Seabastiao Salgado en sus inicios… Todos ellos usaron cámaras de focal fija, Leica y Contax, telemétricas de 35 mm. NADIE tiene tiempo en un conflicto bélico de andar cambiando objetivos y mucho menos de cargar con ellos… ni siquiera en alguna marcha local hay tiempo para eso. La fotografía de prensa es estar en el momento justo y captarlo de la mejor manera posible, lograr que una sola imagen cuente la historia completa y eso lo sabían de memoria los fotógrafos nombrados y tantísimos mas.

La gente se dio cuenta del horror de la Guerra de Vietnam por una única foto: la de la niña vietnamita corriendo desnuda hacia cámara quemándose por el napalm. Esa única toma sirvió para que el mundo tomara conciencia de lo que verdaderamente estaba sucediendo y fue la última vez que una foto sirvió para detener un conflicto armado. Podría nombrar aquí la famosa foto de la mujer afgana de Steve McCurry que muestra toda la desolación, solo en la mirada y que para mi es mas hermosa que la Mona Lisa pero no quiero hacer apreciaciones personales que tienten al debate inocuo y sinsentido.

Hoy sigue habiendo fotógrafos que arriesgan la vida para intentar cambiar algo pero no logran publicar las fotos en ninguna revista y solo se difunde su trabajo a través de libros y exposiciones, lo cual evidentemente no llega a todo el mundo como el “Bailando…” de Tinelli.  Tal el caso del fotógrafo estadounidense James Nachtwey que sigue cubriendo las zonas de conflicto pero no logra vender sus fotos, porque la verdad no vende, lo que vende es el márketing y sabemos que suele ser sinónimo de mentira.

Página oficial del World Press Photo