Archivo de la categoría: camaras

Apuntes sobre el viejo rollo de siempre !

Empecé a tomar fotografías desde muy chico con una modestísima  cámara telemétrica de 35 mm y el número de tomas que disponía por rollo era de 12, 24 o 36 exposiciones.  Si quería hacer fotos personales y tenerlas reveladas rápido optaba por el de 12 exposiciones, si se trataba de un viaje “largo” de vacaciones la opción era el de 36. En aquella época se utilizaban mucho las diapositivas, ya que contando con un buen proyector daban una mejor calidad de color. Yo no tenía un buen proyector y además noté a tiempo que los colores de las mismas se iban lavando muy rápidamente perdiendo saturación y detalles.  Personalmente prefería algún rollo de 400 ASA, en blanco y negro o color, dependiendo si quería hacer paisajes o fotografía de retratos y calle.  Aclaro aquí que en esa época la nomenclatura era ASA por las siglas  American Standard Association -Asociación Americana de Estándares y hoy es ISO por  International, pero la sensibilidad medida en ASA o ISO es exactamente la misma.

La película “rápida” como se le decía al ISO 400 o superior,  daba mayor libertad pero a pleno sol podía llegar a ser un problema. También había películas para luz de día y películas para interiores o Tungsteno. Si cargabas la cámara con la película calibrada para tungsteno y realizabas fotos a la luz del día, las tomas salían con una dominante azul horrible, si hacías el proceso inverso: película para luz de día usada en interiores con luz artificial la tonalidad era también horrible pero rojiza.

Obviamente no existía en las cámaras el balance de blancos y podíamos perder una excelente oportunidad fotográfica simplemente por no tener cargada la película adecuada.  Por eso, y algunas razones más, la mayoría de los fotógrafos iniciados preferíamos cargar nuestras cámaras con película en blanco y negro de 400 ASA que incluso podíamos forzar durante el revelado y lograr un grano exquisito a 1600-3200 ASA – ISO.

Creo que a estas alturas algunos ya irán notando las desventajas de la película en rollo contra los actuales sistemas binarios…

Lo único bueno era que la “limitación” en la cantidad de tomas por rollo obligaba a aprender a componer bien una fotografía porque además no podíamos verla en el momento para corregir nada, y luego ya era muy tarde.  La curva de aprendizaje era bastante mayor y mucho mas “cara” pero sin duda se aprendía a tener en cuenta todos los detalles para no perder los escasos fotogramas que en aquel momento no parecían tan escasos.

No contábamos con una memoria capaz de guardar miles de imágenes en alta calidad por lo que disparar a lo loco no era muy recomendable. Debíamos aprender bien pronto de nuestros errores, errores que veíamos recién al tener la foto revelada y ampliada en el papel fotográfico y no en la pantalla como hoy.

En definitiva, se aprendía a optimizar recursos y no existía ese pensamiento tan poco profesional que se repiten muchos “profesionales” que hacen mil disparos cuando deben entregarle al cliente menos de cien: “-total la arreglo con Photoshop …”, herramienta que obviamente tampoco existía en esa época.

La fotografía analógica nos permitió aprender a realizar fotografías a todos los que pasamos por ella , y si realmente aprendimos para que volver teniendo la calidad y comodidad que nos brindan los modernos equipos fotográficos?.

Me niego a hablar de fotografía digital o analógica porque se trata simplemente de FOTOGRAFÍA, solo cambió  la herramienta como cambia en todos los ámbitos, profesionales y laborales… Alguien se imagina hoy un médico recetando sanguijelas para la presión alta?…  Ridículo no?, tanto como decir que la verdadera fotografía se hace con rollos.  Sin embargo muchos lo siguen diciendo, incluso desde “importantes” institutos de enseñanza.

No tengo ningún problema con la moda retro ni con lo vintage,  son modas y como tal vuelven siempre, la prueba está en la cantidad de discos de pasta que se editan y los pocos nostálgicos que los compran… lo malo es que los que no los escucharon en su momento creen que en realidad suenan mejor , porque esos les venden, y se gastan un dineral en discos y equipos para reproducirlos.  Lo único bueno de los discos de pasta era el arte de tapa pero no la calidad de sonido que tendía a degradarse muy rápidamente .

Los “puristas” suelen ser personas recalcitrantes que niegan todo lo nuevo y andan por allí diciendo que todo lo pasado fue mejor y reniegan de lo actual simplemente por desconocimiento. Torquemada es un ejemplo de “purista” y miren las macanas que se mandó quemando gente que tenía ideas “nuevas”.

Hoy verán muchas fotos publicadas en sitios de internet con el texto “Analógica directa” o similar, como si eso tuviera alguna importancia o le concediera mayor valor a la fotografía en cuestión cuando la realidad es que se trata de una muestra bizarra de puro snobismo.

No reniego de mi pasado analógico, lo viví plenamente y eso me da entidad para escribir y hablar del tema. Pasé cientos de horas en un cuarto oscuro, y se perfectamente que el Rodinal no es un antidepresivo. Sé lo que es trabajar con distintas gradaciones de papeles fotográficos para lograr el contraste necesario y hasta utilicé película gráfica para ello. Conozco perfectamente el tratamiento por zonas de Ansel Adams y el apantallado bajo la luz de la ampliadora para destacar un cielo por ejemplo… Y tanto lo sé que hoy elijo sin pudor  trabajar con una computadora en lugar de una ampliadora y capturar mis imágenes en un sensor digital en lugar de un soporte de acetato recubierto de haluros de plata. Sigo avanzando fotográficamente y aprendiendo.

Tengo muy bien guardado en el cajón de los recuerdos mi Nikon F5, una Asahi Pentax y una Voigtlander,  también un fotómetro Lunasix 3 con el que aprendí todo sobre la luz, las sensibilidades y los diafragmas.  A veces abro el cajón y hago algunos disparos al vacío con el solo fin de escuchar un obturador mecánico pero no se me ocurriría cargar ninguna de esas cámaras con un rollo porque estoy muy satisfecho con mi cámara actual, que sin ser de una gama altísima, es muy superior a la ofrecida por mis queridísimas  compañeras de aprendizaje.

Hoy puedo trabajar en interiores con muy poca luz y luego salir a fotografiar un atardecer sin mas que ajustar el ISO y el balance de blancos. Ya no pierdo fotos por no tener cargada la película correcta ni debo llevar varios cuerpos de cámara para suplir este tema, como solía hacer.

Por esto y muchísimo más es hora de empezar a dejar de ciclar siempre sobre lo mismo, como el hampster en la rueda. Yo se que hay fanáticos del Súper 8 pero las películas que hoy vemos se filman con equipos digitales 4K y algunas siguen siendo artísticamente hermosas.

Todos los que ponderan la utilización de lo viejo argumentando que la calidad es mejor, fíjense que lo hacen usando internet, una red social, computadoras, tecnología … No se nota allí una dicotomía?

Siempre hubo y habrá detractores de lo moderno con alegatos muy convincentes hasta que la realidad les pasa por encima. Ustedes pueden dejar que la realidad les pase por encima y seguir quemando sin demasiada suerte rollos y rollos, gastando un montón de dinero, o empezar a pensar fotográficamente, dejando de lado las modas y expresando lo que sea quieran expresar mediante eso que se llama creatividad… a nadie debiera importarle la herramienta que usaron si llegaron a decir lo que quisieron decir mediante una imagen.

Hoy que componer es “barato” y una mala toma se arregla en el momento, de verdad quieren seguir vendiéndome  de nuevo el viejo rollo de siempre?

Esta nota fue escrita en una notebook porque no conseguí cinta para mi querida Remington.

Anuncios

¿Qué cámara me conviene… que tipo de fotos me interesa hacer?

Ante tanta oferta de cámaras y nuevos lanzamientos de modelos que dejan “obsoleta” a la cámara comprada apenas seis meses antes quisiera aclarar un poquito las cosas para aquel que desea avanzar en esto de la fotografía y adentrarse en el mundo de las cámaras réflex. Realmente siempre prefiero hablar de fotografía y no de cámaras pero me parece que está reinando una gran confusión que con un poco de suerte contribuiré a despejar… o todo lo contrario, veremos.

En primero lugar debo decir que aunque todas las cámaras réflex sean mas grandes que los equipos compactos denominados point-and-shot y por ende parezcan mas “profesionales”, no por ello deben serlo.
Réflex significa que la cámara tiene un pentaprisma y un espejo que nos permite ver por el ocular exactamente –o casi- lo mismo que el objetivo que tenga montado. Una réflex profesional es una cámara de alta gama que tiene un sellado casi hermético, es bastante resistente al agua, al maltrato, tiene muchísimos mas ciclos asegurados de disparos y generalmente el cuerpo es de aleación de magnesio.

Habrán notado que muchas réflex que se venden como profesionales son totalmente de plástico, por poner un ejemplo: la Nikon D3300 ó la Canon EOS Rebel T6i. Ninguna de las dos es una mala cámara pero el hecho de ser réflex no significa que sean cámaras profesionales y tampoco significa que no podamos hacer grandes fotos con esos equipos ni que seamos menos profesionales por usarlos.

La manera mas sencilla de ver si una cámara réflex es profesional o no sin enredarnos demasiado es saber que todas las réflex profesionales vienen sin flash porque el fabricante da por entendido que el uso que se les dará será en estudio y con iluminación bastante más sofisticada que el pequeño flash que se levanta sobre el pentaprisma. No van a ver réflex profesionales con esos pequeñísimos flashes que se levantan y que no suelen servir mas que para darle algún brillito a los ojos si hacemos un retrato en exteriores y a contraluz… Si es profesional, no trae flash incorporado -al menos al momento de escribir esta nota no existen.

Otro tema importante a tener en cuenta es que no se es mejor ni peor fotógrafo porque se tenga la cámara mas cara. La cámara es una herramienta y como tal nos dará resultados satisfactorios si está en las manos adecuadas. Nadie es “profesional” simplemente por tener la cámara de la gama mas alta de la escudería, solo será el feliz poseedor de la réflex mas cara, de ahí a obtener excelentes fotos hay un trayecto tan largo como el de pretender ser Eric Clapton solo por poseer una Fender Stratocaster.

Aclarado el punto de las cámaras profesionales y de los profesionales detrás de las cámaras vamos a la parte realmente práctica de esta nota y es dilucidar la eterna pregunta: ¿Qué cámara comprar? Y vamos a dilucidarlo mediante otra sencilla pregunta ¿Qué foto nos interesa hacer?…

Dando por sentado que si Ud. está leyendo esta nota es porque realmente le interesa ir un paso más allá y decidió comprar su primer réflex o adquirir una de gama alta le voy a dar una información que le hará ahorrar muchísimo dinero y peso en su mochila. No se llene de objetivos u otros accesorios que rara vez va a usar, al momento de hacer una foto es un incordio andar cambiando lentes, poniendo filtros y demás, eso es de principiantes y espero no lo tomen a mal los que tienen un montón de equipo. No los juzgo, yo también era coleccionista, ahora solo me interesa sacar fotos.

Es importante también destacar que existen dos grupos de cámaras réflex las de sensor recortado o APS-C y las de sensor completo o Full Frame. Estas últimas tienen el sensor del tamaño del viejo y querido negativo de 35 mm y en las primeras el sensor es bastante mas chico por lo que la distancia focal del objetivo en realidad debe multiplicarse por 1.5 ó 1.6 siendo un 50 mm un 70 mm o un 80 mm real dependiendo de este factor de multiplicación.

En las Full Frame o cuadro completo un 50 mm sigue siendo un 50 mm y esto es realmente importante a la hora de decidir que tipo de fotografía vamos a realizar… Por qué?… porque nos permitirá ahorrar mucho dinero en objetivos si lo nuestro, por ejemplo es la fotografía de deporte o naturaleza. Si compramos un tele de 300 mm para un sensor APS-C en realidad obtendremos una focal de 470 o 480 mm por el factor de recorte comentado anteriormente. Casi un 500 mm por el precio de un 300mm no es poca cosa, y ni que decir que los objetivos para las cámaras réflex de sensor APS-C son bastante mas económicos que los objetivos para las Full Frame, pero por supuesto existen distintas calidades también.

Un 300 mm en una FF sigue siendo un 300 mm y si nos queda corto para naturaleza o deporte –seguro nos quedará corto- deberemos optar por un tele mas largo, o sea, invertir mucho mas dinero.

Es importante destacar aquí que si bien todas las Full Frame pueden ser consideradas cámaras profesionales, muchos fabricantes están lanzando los modelos de entrada a esa gama con algunos detalles que son superados por cámaras de formato APS-C de gama alta. Por ejemplo una Canon 6D tiene menos prestaciones que una 7D Mark II, siendo esta última muy recomendable para deportes y naturaleza –cuestan casi lo mismo además. Se que esta aseveración puede generar controversia y que muchos saldrán a decirme que el rango dinámico de un sensor completo no se compara ni por asomo con el que se obtiene con los sensores mas pequeños pero déjenme explicarles que en la actualidad el rango dinámico en gran parte es tanto consecuencia de los procesadores que se usan como del tamaño del sensor. Lo mismo que la posibilidad de utilizar ISOs elevadas.

Hace solo tres años atrás trabajar en ISO 800 se consideraba estar al límite de lo aceptable en cuanto a ruido (grano) final. Hoy con los modernos procesadores de la mayoría de las réflex actuales, de cualquier gama, es posible trabajar con ISOs de 3200 sin mayores problemas. Obviamente si el sensor es mas grande también será mayor la posibilidad de elevar el ISO pero para situaciones “razonables” de falta de luz, casi cualquier equipo actual sale airoso.

La Nikon D7100 por ejemplo es una excelente cámara de formato APS-C, cuyo ocular cubre un 100% de la escena y que responde perfectamente bien a las sensibilidades altas. Tiene un rango dinámico muy aceptable y su montura F permite ponerle incluso lentes fabricados hace muchos años atrás pero de muy buena calidad y bajo costo. La Canon 7D Mark II es el tope de la gama media de ese fabricante y además de lo anteriormente expuesto con la Nikon, tiene una ergonomía y construcción excelente y la posibilidad de disparar en ráfaga hasta 10 fotogramas por segundo –yo sinceramente no uso nunca el disparo en ráfaga pero muchos pueden apreciar esto.

La Canon 6D es la cámara que yo elegiría para entrar con el pie derecho al mundo de las réflex de cuadro completo. Tiene un precio razonable, muy buena construcción y gran parte de la tecnología interna utilizada en sus hermanas mayores y el 24-70 es un objetivo de muy buena calidad aunque sin duda corto para aquel que se dedique a la fotografía callejera, deportes o naturaleza… aunque ya lo dijo Robert Capa “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente”.

Nótese que en este artículo no hablé de las tan de moda Mirrorless o cámaras sin espejo y si no lo hice es porque a mi personalmente no me gustan pero no por eso digo que sean malas y seguramente en algún artículo futuro hablaré de ellas. También nombré solo dos grandes marcas porque considero que cualquiera de las dos son lo suficientemente buenas, tienen antigüedad en el mercado y en definitiva son las que inventan todo lo que después utilizan otros fabricantes… Si, ya se que a Sony hay que darle su mérito en lo que respecta a desarrollo pero no tiene la cantidad de ópticas suficientes en el mercado como para que podamos elegir cual nos conviene mas y hasta hace no tanto esas cámaras usaban su tarjeta de memoria propia, ni siquiera aceptaban una sencilla Compact Flash o SD… No me gusta que me obliguen a usar lo que se les antoja si en mi haber tengo tarjetas de otro tipo, más estándard… Esto es simplemente una movida de márketing que a muchos ya no nos causa demasiada gracia.

Otro punto a favor de estas marcas (Canon y Nikon  Nikon y Canon) es que podemos conseguir el objetivo que queramos dentro de una vastísima oferta, ya sean nuevos o usados.

Para finalizar debo decirles que en la actualidad viajo bastante liviano. En mi mochila fotográfica llevo una cámara que me gusta desde la ergonomía hasta la calidad final obviamente y un objetivo zoom de buena calidad y luminoso que me permite trabajar cómodo ya que cubre desde un angular moderado a un tele razonable. Yo no hago ni fotografía de deportes ni naturaleza y muchas veces realizo mis fotos en exteriores con viento y arena por lo cual cambiar objetivos no es una opción razonable. Podría llevar dos cuerpos pero aumento el peso y si hay que subir una montaña a 4000 metros, en el espacio que me sobra del cuerpo que ya no llevo, cargo dos botellas de agua y chocolate. No diré que cámara utilizo porque no tengo ningún fabricante como sponsor.

Walter Belfiore
Fotógrafo

Mi blog:
https://belfioreph.wordpress.com

Mi Mail:
belfioreph@gmail.com