Archivo de la categoría: desnudo

Las palabras que se lleva el viento …

Las tormentas a veces las generamos nosotros desde la incomprensión y la falta de tolerancia. También es cierto que es difícil comprender a quién cambia de opinión a cada rato, a quién no tiene criterio y es influenciable hasta por el batir de alas de una mariposa.

Esas tormentas mejor dejarlas pasar por el bien de nuestra salud síquica e intelectual, por el bien de nuestra tranquilidad.

 

Ya no explico ni me justifico. No necesito que me entiendan porque soy suficientemente claro y a la vez me resisto a entender a quién no lo sea.

 

No soporto la gente que vive mirándose el ombligo y que se considera el centro del universo, a ellos les digo que el mundo está lleno de hombres y de mujeres y que nadie es exclusivo ni imprescindible. Lo único que sirve es ser buena gente, tener principios irreductibles y ser fiel a uno mismo. Juzgar nos van a juzgar siempre y a eso también aprendí a no darle ninguna importancia.

 

Prefiero las tormentas de verdad, las que vienen con vientos de mas de cuarenta kilómetros por hora, las tormentas de arena, las de nieve… Porque a esas además las puedo fotografiar.

Las palabras… se las lleva ese viento y solo quedan las acciones, lo que hicimos y lo que dijimos. No queda nada mas …

_____________________________

La fotografía es de mi autoría y pertenece a la serie “Piel y Piedra”, solo la utilicé para ilustrarlo.

Desnudo Artístico en exteriores – Outdoor nude

Me gusta crear la experiencia y luego fotografiarla porque de esa manera me queda el recuerdo de algo que sucedió en la realidad, es por eso que no suelo retocar mis trabajos con Photoshop. Mis fotos son momentos que sucedieron, parte de mi vida y como tal no un mero fotomontaje, todas tienen una historia detrás.

Walter Belfiore

Consultas por fotografías,  cursos y talleres a mi mail:

belfioreph@gmail.com

 

 

Desnudo Artístico: Guía práctica para trabajar con modelos

Muchos fotógrafos están volcándose al desnudo artístico, una disciplina que existe casi desde el momento en que se inventó la fotografía pero que sigue siendo la asignatura pendiente de muchos y cuando la encaran existe un cierto temor o inseguridad.

Yo contaré aquí mi experiencia brevemente confiando en que pueda servirle a quién se inicia.

Empecé en esto del desnudo artístico hace unos diez años pero soy fotógrafo desde que tengo memoria. Ya revelaba mis propias fotos en blanco y negro a los diez años y pasé por todos los estilos empezando por paisajes, arquitectura, macrofotografía, naturaleza y retratos… siempre admiré la obra de Jeanloup Sieff y Helmut Newton entre otros grandes exponentes del género y me pareció interesante incursionar en el tema.

Recuerdo haber puesto un aviso en una página de casting buscando modelo, de preferencia bailarina… no tenía mucha experiencia en el tema como les digo y pensé que el cuerpo estilizado de una bailarina iría bien con las fotos que tenía en mente. Luego me di cuenta que no importa demasiado un cuerpo perfecto sinó la actitud ante la cámara.

Al aviso respondieron por mails varias postulantes, incluso algunas enviaron sus fotos desnudas, cosa que en realidad no solicité y no creo conveniente hacer. Me di cuenta que la mayoría no eran modelos sinó mas bien promotoras o mujeres que querían incursionar como yo en esta disciplina por primera vez. Algunas me ofrecieron hacer intercambio TFCD (algo así como su tiempo por el CD con las fotos) porque como digo necesitaban buenas fotos para iniciarse en el posado artístico. Preferí descartar el intercambio para no sentirme obligado a nada y le pagué a una modelo que además de bailarina era actriz. La sesión prevista en unas dos horas se prolongó casi cinco porque nos pusimos a charlar de arte y ella sabía bastante del tema y amaba lo que hacía…

Esto es fundamental, amar lo que se está haciendo porque si es solo el dinero lo que mueve a la modelo difícilmente se logre algo mas que un par de buenas fotos, y eso solamente si el fotógrafo es muy bueno. Me gusta pensar que el éxito de una buena sesión de desnudo se debe tanto a la modelo como al fotógrafo en partes iguales y no estoy cerrado para nada a las modelos con iniciativa, al contrario.

Otra cosa fundamental en cualquier sesión es tener una idea previa de lo que quiere lograrse. A veces suelo dibujar poses o ideas de como quiero que incida la luz sobre el cuerpo. Lo importante es demostrar seguridad durante toda la sesión y trabajar rápido teniendo los planos predefinidos así ahorramos tiempo y transmitimos seguridad si es la primera vez que trabajamos con la modelo.

Si es la primera vez además es casi obligatorio la presencia de otra mujer, ya sea de asistente o maquilladora. Esto genera confianza y soltura y ambas son fundamentales para quién se desnuda por primera vez ante nuestra cámara.

Está bueno de vez en cuando realizar una Jam libre jugando solo con la luz y poses pero esto nunca sale bien si no se trabajó previamente con la modelo y no existe cierto grado de complicidad que como ya dije solo se logra con la confianza y esta viene de la mano de la calidad del trabajo que realizamos además del buen trato.

Debemos respetar la intimidad de la modelo siempre, es decir… no fotografiarla mientras se desnuda o cambia, no es profesional.
También ser consciente que una sesión puede ser agotadora, dependiendo el tipo de poses que pidamos. Por lo general si es en estudio no pasar de un par de horas de sesión y respetar el descanso de la modelo, transcurrido ese tiempo, primero porque indefectiblemente el cansancio se va a notar en las fotos y segundo porque posar es un trabajo mental que requiere estar atento al fotógrafo y una modelo relajada y descansada se va a sentir mejor y por consiguiente con mas ganas de hacer fotos. Ni hablar si trabajamos en exteriores donde exponer la piel desnuda al sol no debiera sobrepasar los diez o quince minutos. La comodidad de la modelo es fundamental.

Mostrar algunas fotos de la sesión mientras se realizan puede servir para incentivar, no suelo mostrar todas, sólo las que realmente me gustan y cuando lo hago logro que la modelo se sienta mas segura y tranquila con el trabajo que estamos realizando.

Nunca, bajo ninguna circunstancia permitir que novios, maridos o amantes entren al set o locación ya que la modelo por lo general se siente cohibida ante ellos y busca constantemente la aprobación con la mirada ante algún requerimiento nuestro. Me pasó sólo dos veces y de esas sesiones no conservo ninguna foto porque la modelo no logró relajarse… o sea que perdí el tiempo.

Hacer firmar siempre un contrato bien específico sobre la cesión de las imágenes, ya se trate de una sesión paga o de intercambio. En este debe estar especificado que se hará con las fotos y los permisos para su uso… en internet hay varios contratos tipo por lo que no me extenderé en este punto. Solo diré que sin contrato puede pasar que al cabo de un tiempo la modelo se ponga de novio con alguien celoso, o consiga algún trabajo (no como modelo) y tema que googleando su nombre aparezcan sus desnudos y sus jefes los encuentren. Es una buena práctica no usar nunca el nombre real de la modelo cuando se publican fotos en internet, salvo que ella lo pida específicamente porque piensa hacer del modelaje su carrera. Yo personalmente creo que nadie debe renegar de su pasado mucho menos si se trata de un trabajo artístico pero también me pasó haberle realizado fotos a amigas que luego me pidieron que por favor las quite. También es una pérdida de tiempo y una pena por el material que ya no puede mostrarse…
Por eso: siempre tener un contrato de cesión de imagen firmado aunque estemos trabajando con una conocida que no es modelo profesional. Esto no significa que llegado el caso uno sea inflexible pero ayuda a que estos pedidos de quitar fotos no sean tan relevantes.

No trabajar nunca con alguien que llega a la sesión sin ganas, mejor guardar todo y cancelar. Me pasó hace poco que una modelo me pidió por medio de un conocido que yo le hiciera unas fotos y llegó a la sesión con muy mal ánimo y sin dormir pero el colmo fue cuando en un momento y ante un pedido mio me contestó “-ya estoy cansada de las poses para revistas masculinas.” –cosa que yo no hago- … Luego para rematarla y a los pocos minuto le pedí que usara una prenda oscura y ella me contestó “-esa ya la usé en otra foto.” Obviamente dejé de hacerle fotos y a pesar que las pocas que publiqué tuvieron bastante éxito y le consiguieron trabajo como modelo, descubrí que la modelo era mas bien promotora y créanme, son cosas muy distintas.

En síntesis, traten de conocer a la modelo previamente a la sesión de fotos, mediante un café en un lugar público es lo ideal. Ahí se aclaran todas las dudas de ambas partes y se decide ya sobre seguro si se hará la sesión con esa persona o no.

No es tan importante una belleza impactante ya que por experiencia se que esas bellezas por lo general están bien para la pasarela pero no para posar desnudas ante una cámara. Para posar vale muchísimo mas la actitud que la belleza física, lo sé porque lo comprobé muchísimas veces… Hay mujeres bonitas que deslumbran ante la cámara y mujeres hermosas que no logran soltarse en ningún momento …

Posar desnuda no es para cualquiera, se requiere carisma, profesionalismo y un sentido total de la estética para entender lo que el fotógrafo desea plasmar. Cuando damos con una modelo que además de estas condiciones es tan bella por dentro como por fuera es normal que se convierta en nuestra musa y la tengamos presente para la mayoría de nuestros proyectos artísticos.

Una buena opción para los que se inician es asistir a talleres ya que ahí tienen resuelto gran parte de los problemas y pueden ir tomando confianza de la mano de profesionales. En un taller de Desnudo Artístico además de tener resuelto el tema casting, locación, iluminación, poses y demás, el organizador se asegurará de asistirlos para que logren las mejores fotos y les dará libertad creativa… por supuesto hay que saber elegir a que taller asistir.

Un último consejo, esta vez para las modelos: Tengan cuidado! Muchos se compran una cámara réflex y ya se consideran fotógrafos cuando lo único que son es “poseedores de una cámara réflex”.

Si las convocan busquen la obra del fotógrafo en cuestión googleando su nombre. Si no les gusta lo que ven piensen que en definitiva es su imagen la que estará en juego, una mala foto siempre va a quedar así – tanto como una buena. Si no encuentran su obra publicada –algunos no suelen publicar en internet- consulten a otros fotógrafos y modelos que experiencia tuvieron… Y si están empezando de manera profesional en el modelaje artístico es mucho más importante descartar los “malos fotógrafos” ya que necesitan tener uno o varios portfolios de calidad y en este caso puede ser interesante trabajar con el sistema de intercambio pero eligiendo ustedes al fotógrafo en lugar de trabajar con cualquier fotógrafo aunque el trabajo sea remunerado.

NOTA: No utilicé en este artículo desnudos totales porque la normativa de facebook no lo permite. Mis obras sin censura pueden verse en

https://500px.com/walterbelfioreph

Taller de Desnudo Artístico en Belgrano – CABA

Quiero agradecer desde este blog a todos los participantes del Taller de Desnudo Artístico realizado el sábado 27 de agosto de 2016. No faltó absolutamente nadie y disfrutamos de seis horas de fotografía creativa cuya temática fue en esta oportunidad el estilo vintage.

 

Para más información sobre otros Talleres escribirme a belfioreph@gmail.com

También pueden visitar mi página pública de facebook y contactarme desde allí:

https://www.facebook.com/belfioreph/

 

 

tallerdesnudoartistico_27agosto2016

Helmut Newton, Sumo -Documental

En este documental encontramos los testimonios de gente como David Lynch o de modelos que han trabajado con él y que señalan la forma intensa y efervescente que Newton tiene de trabajar. Basado casi íntegramente en su magnífico libro SUMO y en la presentación del mismo.

Sobre el libro …
El libro cuenta con dos ediciones a la venta
, la “original”, por así mencionarlo, y la re-edición realizada y revisada nuevamente por la mujer de Newton años después de su muerte. La edición original se limitó a 10.000 copias, con unas dimensiones de 50×70 cm, 30kg de peso, y todos los ejemplares están firmados de puño y letra por el autor, al igual que numerados. Está edición se encuentra a la venta en la actualidad por 10.000 €, cuenta con un atril realizado exclusivamente, y es sin lugar a dudas la mayor producción en formato libro realizada en el siglo XX, siendo algo único y al alcance de muy pocos.

Desnudo y retratos en interiores con luz natural

Contra lo que suele creerse, no es necesario disponer de un estudio y costosos equipos de iluminación para realizar excelentes retratos y desnudos en interiores con luz natural, se pueden lograr impactantes imágenes utilizando simplemente dicha fuente de luz.

La luz que entra por una ventana o ventanal suele ser difusa e ilumina de forma muy estética a la modelo y se puede suavizar mas aún simplemente corriendo las cortinas que deberán ser de tela blanca semitransparente para evitar dominantes en el caso de trabajar en color. Si no hay cortina la solución pasa por colocar una sábana blanca cubriendo la ventana, sobre todo si la luz es muy fuerte.

Por supuesto debemos anticipar a que hora del día tenemos la mayor cantidad de luz ya que de lo contrario será necesario trabajar con sensibilidades ISO muy elevadas y estaremos muy condicionados por la gran apertura del diafragma y la relativamente poca profundidad de campo, y ni hablar la dificultad que supone disparar a bajas velocidades de obturación con una modelo que se mueve.

Es muy importante conocer el lugar con anticipación para evaluar cual es el mejor horario lumínico dependiendo por supuesto hacia donde esté orientada la ventada. Incluso si la misma da a un patio interior y nunca el sol es directo hay un horario de mayor incidencia lumínica que suele durar sólo un par de horas por lo que es importante esta logística previa mínima para no quedarnos sin luz natural en medio de la sesión fotográfica.

Obviamente trabajando con  luz natural no podemos ajustar la potencia como con los flashes de estudio o luces continuas artificiales por lo que deberemos jugar con la distancia entre la modelo y la fuente de luz para aumentar o disminuir la intensidad de la misma. Incluso si la modelo está muy cerca de la fuente luminosa y la habitación es grande se puede obtener un gran contraste entre primer plano y fondo, quedando este último subexpuesto, a veces tanto que es casi como tener un fondo infinito oscuro. Si el contraste es muy fuerte se puede suavizar rellenando las sombras y zonas oscuras mediante paneles blancos o una lámina de telgopor.

Recordemos que el ojo humano tiene un gran rango dinámico y puede capturar todas las diferencias de niveles entre luces y sombras pero el sensor de una cámara, aún las de gama alta, no alcanza ni por asomo ese rango por lo que debemos tener un control absoluto sobre que queremos que se destaque y  que no.

Es sumamente importante tratar que el fondo se vea lo mas desprovisto posible si no disponemos de muebles que sirvan para crear “ambiente” y aún así evitar muebles claros que van a seguir resaltando aunque el fondo esté subexpuesto. Yo prefiero por lo general una pared totalmente desprovista, menos es mas… no me cansaré de repetirlo.

Se puede jugar incluso con el contraluz ubicando a la modelo delante de la ventana o generar climas románticos y claves altas sobreexponiendo mediante una medición puntual del rostro o cuerpo y dejando deliberadamente el fondo quemado y sin detalles. Algunos fotógrafos pendientes de los histogramas pensarán que esto que digo es una barbaridad pero quemar un fondo es una opción perfectamente válida y fue muy usada por grandes maestros de la fotografía de la talla de Jeanloup Sieff, Helmut Newton, Bresson, David Hamilton …

Y ya que nombré a Hamilton, suelo emplear un sencillo procedimiento para lograr imágenes cargadas de la nostalgia y sensualidad que emanaban sus obras y se trata simplemente de utilizar mi propio aliento para empañar el objetivo de la cámara y disparar mientras el mismo se va disipando. Es una técnica que requiere práctica y rapidez pero puede dar resultados magníficos suavizando delicadamente una imagen sin necesidad de ningún filtro ni artilugio extra.

Un lente ideal para este tipo de fotografías es el normal de 50 mm f1:8 para enfocar rápido y aprovechar al máximo la luz que no es precisamente abundante a la vez que nos permite enfoques mas puntuales descartando, mediante el desenfoque, objetos que puedan molestar visualmente.

Si el lugar no es muy grande, esta óptica puede traernos algún problema si queremos fotografiar un cuerpo entero pero los resultados suelen ser de mayor calidad que los obtenidos con un lente de distancia focal variable (zoom).

La luz natural ya sea en interiores o exteriores es la mejor fuente de iluminación posible y es un error pensar que necesitamos un costoso estudio para lograr resultados satisfactorios. El estudio puede dar seguridad ya que se tiene todo bajo control pero si se domina bien la técnica fotográfica con luz natural nuestras fotos ganarán en espontaneidad, sencillez y delicadeza.

Todas las fotos que ilustran este artículo fueron obtenidas en condiciones de luz natural como las descriptas. Algunas fotos están recortadas para evitar la censura en las redes sociales.

“… Un buen desnudo artístico es aquel en donde la desnudez no es en lo primero que piensas. No me gustan las fotos de desnudos donde solo se ve que la modelo es bella, por supuesto lo valoro como hombre pero no desde un plano plástico o poético. Detesto los desnudos vulgares con pretensiones artísticas, prefiero ver una mujer desnuda en Playboy que un trabajo artístico pretencioso en una galería de arte, por desgracia son los que abundan. Un desnudo verdaderamente erótico es muchísimo más honesto… “

_MG_2599color_mini