Archivo de la etiqueta: fotografía de moda

Ellen von Unwerth, erotismo y publicidad

Ellen von Unwerth (Fráncfort del Meno, 1954) es una fotógrafa y directora alemana, especializada en erotismo femenino. Trabajó como modelo durante diez años antes de dedicarse a la fotografía de moda, publicitaria y editorial.

Su trabajo ha sido publicado en las principales revistas, tales como Vogue, Vanity Fair, Interview, The Face, Arena, Twill, L’Uomo Vogue y I-D, y también ha publicado varios libros de fotografía. Ganó el primer premio en el Festival Internacional de Fotografía de Moda en 1991.

Realizó fotografía promocional para Duran Duran entre los años 1994 y 1997, e hizo algunas fotografías para su álbum de 1990 Libertad y su álbum de 1997 Medazzaland. Su trabajo aparece en otras portadas de discos: Pop Life de Bananarama (1991), Am I the Kinda Girl? de Cathy Dennis (1996), The Velvet Rope de Janet Jackson (1997), Saints & Sinners de All Saints (2000), Life for Rent de Dido (2003), Blackout de Britney Spears (2007), Back To Basics (2006) y Keeps Gettin’ Better: A Decade of Hits (2008) de Christina Aguilera y Rated R y Talk That Talk de Rihanna.

También ha dirigido cortometrajes para diseñadores de moda, vídeos musicales para artistas de música pop, anuncios publicitarios y películas web para marcas como Revlon, Clinique o Equinox.

Fuente: Wikipedia

 

Anuncios

Jeanloup Sieff, “…El exceso de análisis mata las emociones…”

Jeanloup Sieff  nació en París el 30 de noviembre de 1933 de padres de origen polaco.  Sus estudios después del bachillerato fueron breves:  estudió Letras durante dos semanas,  periodismo durante diez días, fotografía en la Escuela Vaugirard en Francia durante un mes y después en Vevey Suiza durante siete meses.

Como la mayoría de los grandes fotógrafos no terminó ningún estudio técnico y se dejó llevar por su propio instinto en una época donde no se hablaba tanto de hiperfocales, histogramas o rango dinámico.  Su fotografía era sencilla y le bastaba una habitación desprovista y un ventanal. En casi toda su obra se nota que la luz proviene de un solo lado (ventana o foco de luz). No creía demasiado en planificar la sesión sinó mas bien en dejarse llevar por el momento y por la modelo de turno, se nota en la espontaneidad de sus retratos y desnudos.

Su afición a la fotografía le hizo empezar como fotógrafo “amateur” a los quince años, elevando poco a poco su calidad fotográfica para debutar como reportero gráfico en1954.  Un año después ingresa a la revista Elle, donde primero realiza reportajes y posteriormente fotografía de moda hasta que deja la revista en 1959.  Ese año comienza a trabajar para Réalités y Le Jardin des Modes. También abandona la agencia Magnum para trabajar por cuenta propia. Recibe el premio Niépce en 1959, consagrado a premiar la excelencia fotográfica.

En 1961, se estableció en Nueva York, donde colaboró con Look, Esquire, y principalmente con Harper’s Bazaar. Estuvo durante breves estancias en Europa donde realizó trabajos para Twen, Vogue y Queen.

En 1967, decidió trasladarse a París, donde trabajó para Vogue, Femme, Nova y otras publicaciones. Expuso a nivel nacional e internacional y varias de sus obras fueron adquiridas por distintos museos del mundo. Así en 1971 recibe la medalla de oro del museo de arte moderno de Skopje y ese mismo año hace una donación de varias colecciones a la Biblioteca Nacional de París que en esos años no disponía de fondos para comprar fotografías de autores franceses.

La característica más sobresaliente de su trabajo es el uso del blanco y negro, tomas fotográficas principalmente con gran angular y sus dramáticos contrastes en laboratorio.  Su estilo muestra la influencia del surrealismo y de la nueva objetividad.

Murió de cáncer a los 67 años, el 20 de septiembre del 2000 en París.

Sieff destaca el sentido que tiene la fotografía:  “la añoranza del tiempo que pasa y la exigencia de arrancar al olvido los instantes fugaces de la vida” (…) La fotografía representa “la materialización de determinadas emociones, captadas en algunos momentos particulares”

“Las buenas fotografías son muy raras y escapan a cualquier definición, pero todas tienen un punto en común: la emoción que suscitan va más allá de la imagen que representan, su significado es mucho más rico que lo que parecen sugerir, emanan una leve música… tienen, en suma, algo de milagroso. El exceso de análisis mata las emociones: por eso, más que la fotografía didáctica prefiero la inspirada por un sentimiento… No existen temas buenos y malos sino sólo la calidad de la mirada de quien los observa”

También señala que la belleza “es subversiva y tiene el poder de conmover a quien la observa mucho más de lo que suele creerse”.

Estaba obsesionado por las mujeres. Sus imágenes hacen clara referencia a esos sentimientos definitivos de la lujuria – reconociendo el atractivo de labios , senos, glúteos o una cintura sensual o un escote.

“Jeanloup Sieff era un apasionado … típicamente francés … captaba algo de las mujeres que nadie más lo hacía.  Algo así como la sonrisa de la Mona Lisa.”